Teletrabajo: una buena alternativa si sabes cómo utilizarla

Teletrabajo: una buena alternativa si sabes cómo utilizarla

Más productividad, menos absentismo laboral y, sobre todo, mayor flexibilidad. Estas son algunas de las ventajas que aporta el teletrabajo, una forma de trabajar más flexible que posibilita a los empleados llevar a cabo actividades laborales, desde distintos lugares, mediante el uso de las TICs. Usar las TICs puede no ser sinónimo de productividad, ya que esta depende de muchos factores, pero pueden asegurar la presencia del trabajador en el proceso productivo.

A pesar de todo son muchas las ventajas que plantea el teletrabajo, pero España sigue estando muy por debajo de la media de la Unión Europea con un 6,7% frente al 13% de los empleados que practican teletrabajo en Europa.

Según el informe realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), España no está a la cola. Alemania y Hungría también son países a los que les queda mucho por avanzar en el terreno del teletrabajo. La razón: en estos países la presencialidad es una parte importante de la cultura laboral y no se ha trabajo por objetivos.

Si la productividad está ligada a la presencialidad en un puesto de trabajo, costará más trabajo cambiar la cultura laboral. Además, se estima que aquellos trabajadores que practican el teletrabajo lo hacen de manera ocasional y suele ser más frecuente entre los puestos cualificados.

¿Cómo sumarse al teletrabajo y a un sistema por objetivos?

La clave está en incorporar un sistema de Gestión y Evaluación de desempeño y un estilo de dirección orientado a la consecución de resultados y objetivos reales. Incorporar estos cambios supondrá que el trabajador sea su propio supervisor, a diferencia de lo que ocurre en lugares físicos de trabajo.

Para poder incorporar el teletrabajo en una empresa es necesario prepararse para ello. Uno de los aspectos que habrá que tener en consideración es facilitar la tecnología para la movilidad y crear “una cultura de presencia digital” a partir de la tecnología para que los usuarios puedan informar del estado de sus proyectos.

Para conseguirlo, puede ser conveniente incorporar una herramienta de gestión de proyectos como Yepalí. Esta herramienta facilita un seguimiento diario de los proyectos y planifica el trabajo por objetivos. Las plataformas tecnológicas para teletrabajar existen y pueden potenciar la colaboración en proyectos y en equipos. Estas herramientas hacen posible el trabajo a distancia pero el teletrabajo sigue siendo una asignatura pendiente.

El teletrabajo no es posible sin la inclusión de tecnologías de la información y de la comunicación. Lo fundamental es conocer los pros y los contras de cada una de las herramientas disponibles en el mercado y elegir la que más se ajuste a las necesidades de la empresa. No tiene por qué suponer una gran inversión en la organización, el hecho de incorporar estas tecnologías. Está rompiendo con los mitos existentes.

Además, es capaz de recoger el feedback diario y comunicarlo a los diferentes departamentos. Se trata, también, de una herramienta colaborativa de tal forma que varias empresas pueden trabajar en conjunto sin necesidad de programar excesivas reuniones y controlar las tareas que se realizan, además de las propias del equipo. A la hora de incorporar el régimen de teletrabajo en la oficina, es necesario también asegurar que la comunicación interna es adecuada.

Uno de los retos que plantea el teletrabajo es encontrar una forma de gestionar los recursos para conseguir los objetivos y metas a partir de una distribución adecuada de tareas. Las aplicaciones de gestión de proyectos en línea generalmente se basan en cronogramas de trabajo en los cuales se permite la distribución de tareas y la fijación de indicadores de logro, que son señalados directamente por el trabajador o en conjunto por el supervisor y el colaborador.

Antes de sumarse al teletrabajo… hay que hacer balance

Las ventajas: 

-. Proporciona mayor autonomía y flexibilidad, por lo que los empleados podrán planificar mejor su vida familiar.

-. Los empleados estarán sometidos a menos niveles de estrés y la satisfacción laboral puede incrementar considerablemente.

-. Los plazos de entrega definidos y el trabajo por objetivos generarán una reducción de costes.

Las desventajas: 

-. Las jerarquías desaparecen al no existir una supervisión continua. Esto puede no ser una desventaja, ya que puede haber mayor agilidad.

-. Se puede perder vinculación con la empresa ya que puede producir menor socialización y participación del trabajador con la empresa

-. Se pueden crear conflictos y malentendidos sin la comunicación no es adecuada.

Imágenes extraídas de freepik


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *