Imagen de oficina moderna

Los roles más frecuentes que se dan en la oficina

En todas las oficinas, en todos los centros de trabajo, siempre hay trabajadores que se asemejan a ciertos estereotipos laborales. Por un lado, pueden adoptar roles más positivos o, por el contrario, abiertamente negativos. Algunos de estos son perfectos compañeros, buenos para trabajar en equipo, solucionadores de problemas o productivos empleados; pero otros, los menos, pueden resultar auténticos boicoteadores de las dinámicas de grupo o continuamente críticos con cada paso que se da en la empresa o las decisiones que se toman.
En tono humorístico, desde el blog de Yepalí hemos querido hacer una radiografía de los tipos más comunes de empleados que se encuentran en las oficinas a través de la siguiente lista:

El obseso de la productividad

En todo centro de trabajo hay un empleado ofuscado día tras día en mejorar su productividad. Pero eso no quiere decir que sea el adalid de la organización y la gestión efectiva de tareas, sino que su meta, su principal obsesión, es serlo. Este tipo de trabajador pasa horas informándose sobre las últimas aplicaciones de productividad, tiene post-its de todos los colores (los cuales reparte en torno a su monitor o las paredes adyacentes), conoce los métodos de productividad más novedosos o los tradicionalmente exitosos al otro lado del Atlántico: GTD, Kanban, Pomodoro… Palabras que para la mayoría no dicen nada, pero que para este tipo de empleados son el quid de la eficiencia y la gestión óptima del trabajo empresarial.

El creativo

En general es un rol positivo, aunque a veces puede resultar pesado u obstaculizador. También tiene su propia versión en jefe (¿quién no conoce a alguno?). El empleado creativo propone ideas nuevas todo el rato, sugiere innovadoras acciones o maneras diferentes de acometer las tareas, tiene iniciativa y la hace prevalecer. Siempre es genial tener al menos un perfil creativo en cada grupo de trabajo, pero a veces este trabajador puede pasarse más tiempo pensando o articulando nuevas ideas que realizando efectivamente las gestiones y tareas acordadas y que no hay más remedio que acometer.

El entusiasta

Siempre está de buen humor, hasta a primera hora de la mañana, cuando llega con su amplia sonrisa y su café en la mano. Quizás la mayoría no comparte su estado de ánimo a esa hora tan temprana, pero a él le da igual. El entusiasmo es el motor que da sentido a su existencia, su combustible diario junto a la cafeína. Todo le parece genial, siempre tiene ganas de embarcarse en nuevas tareas o explorar nuevos horizontes. Todo es positivo, nada negativo. Eso sí, es solidario, buen compañero y facilita las comunicaciones en la empresa, además de limar asperezas en muchas ocasiones. Puede que no compartas su visión de la vida, pero es más un aliado en el trabajo que un enemigo. Este rol pueden estar fusionado con otro bastante común, el compañero que alivia tensiones y tiene siempre una broma ocurrente para los momentos más intensos.

El criticón

Se trata de un rol negativo que desgraciadamente abunda demasiado. Es aquel trabajador que boicotea cualquier movimiento o acción en la empresa, el departamento o el grupo de trabajo. Todo lo critica, la parece mal y busca inconvenientes a cada decisión tomada o iniciativa propuesta. Eso sí, lo paradójico es que no propone alternativas, sino que se limita a criticar (y no de forma constructiva) todo y a todos. No tiene por qué ser un rol agresivo, sino mas bien conservador y reaccionario ante cualquier cambio o decisión.

El experto

Otro tipo de empleado muy común es aquel al que le encanta adoptar la actitud de experto sobre un tema y lanzar peroratas sobre tal o cuál artículo o libro que ha leído recientemente, su experiencia en un campo concreto o el prestigio de tal o cual gurú del mundo de los negocios. Puede que tenga algunos argumentos interesantes o que algo que diga tenga bastante sentido pero, lamentablemente, casi nunca serás consciente de ello porque quedará camuflado entre palabras y palabras vacías o discursos aburridos. Una pena.

El preguntón

Este empleado siempre necesita más información que el resto para trabajar. Aunque haya estado presente en todas las sesiones o reuniones de trabajo, posteriormente tendrá preguntas sobre cómo proceder y en especial, dará la paliza a sus compañeros, más que a sus jefes. Trabajar con él exige grandes dosis de paciencia. Por cierto, no servirá de nada que le sugieras que tome notas, que lleve un cuaderno consigo o que intente anotarlo todo para que no tenga que estar preguntando después cómo se hacía algo o que paso había que dar en determinado momento.

El manipulador

Uno de los roles más negativos. Su objetivo será siempre salirse con la suya, que las cosas se hagan a su manera y utilizará todas las armas y ardides para conseguirlo. Suele ser una persona inteligente, por lo que la persuasión y la manipulación se le darán bien. A veces los que están a su alrededor bailan a su son sin ser siquiera conscientes de ello. Pero cuando hay alguien que se niega a plegarse a sus exigencias, puede abrirse la caja de Pandora.

El hostil

Junto al anterior, es el estereotipo más nocivo para cualquier espacio de trabajo o grupo de profesionales y un peligro para la cohesión de los equipos. Este empleado se muestra muchas veces agresivo y hostil. Critica a todos de forma insidiosa y a menudo es presa de la envidia. Habla con unos y con otros, siempre fomentando la competitividad, los recelos y la animadversión entre sus compañeros. Puede orquestar grandes disputas desde la distancia y, además, disfrutar con ello.

El que parece no estar

En todas las oficinas siempre hay un trabajador tímido y pasivo, que apenas interviene en las reuniones y que nunca tiene nada destacado que decir o aportar. Cualquier decisión del jefe o los compañeros le parecerá bien, puesto que está realmente interesado en las tareas y comprometido con el grupo de trabajo. Estará involucrado en cada proyecto, pero simplemente no será un sujeto activo en las dinámicas grupales.
Y tú, ¿te sientes identificado con alguno de estos roles? ¿Tienes algún compañero que encaje con alguna de las descripciones? Cuéntanoslo a través de un comentario.
Cartel que repasa los diferentes estereotipos de empleados de cualquier oficina

Los tipos de trabajadores que frecuentan las oficinas


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *