Acuerdo entre start ups

5 rasgos de las start ups que todas las empresas deberían copiar

Se habla mucho de lo que caracteriza hoy en día a las nuevas y jóvenes empresas tecnológicas que surgen por todo el globo. Y es que a nivel empresarial y corporativo hay muchas características de este tipo de compañías que se enarbolan y se ponen como ejemplo con el objetivo de que las grandes y tradicionales se contagien un poco de sus aspectos más positivos y sus modelos de éxito.

Desde Yepalí destacamos esta semana cinco puntos a tener en cuenta, cinco cualidades de las start ups que el resto de empresas ya podrían ir trabajando o emulando si quieren prosperar y ser competitivas este siglo XXI:

Sin miedo a fracasar

Uno de los rasgos más importantes de las start ups, que sin duda diferencia a estas del resto de compañías, es su capacidad de innovar, de poner en práctica nuevos modelos o adaptarse rápidamente a los cambios o vicisitudes del mercado. Eso sí, siempre sin temor a fracasar, ya que los emprendedores de start ups consideran los intentos fallidos bien como un impulso a seguir innovando o bien como una posibilidad de aprender. De ahí que los CEOs de muchas start ups antes hayan montado otras pequeñas compañías o hayan lanzado aventuras empresariales sin éxito antes de lograr subir al podio.

Trabajo remoto y en equipo

Los profesionales de este tipo de compañías de nueva creación se sienten parte importante del proyecto, responsables de su éxito o fracaso y alineados con los objetivos y la idiosincrasia de la empresa. Son un equipo especializado, dispuesto a dar lo mejor de sí mismo para que el negocio prospere. Además, cada vez es más frecuente que las start ups busquen el mejor talento internacionalmente, trabajando así de forma remota a través de Internet y haciendo uso de las nuevas tecnologías para comunicarse eficazmente.

Estructuras horizontales y transparencia

Otra gran característica de las star ups es que en ellas no funcionan las jerarquías tradicionales, más bien todo el grupo de profesionales está involucrado casi al mismo nivel en el devenir del negocio. La información estratégica, la relativa a las cuentas, salarios y demás gastos es de dominio público en la start up, lo que promueve el compromiso, la lealtad, la pasión por el proyecto y el entusiasmo entre todo el equipo. Además, las decisiones se toman en grupo, ya que afectan a todos.

Satisfacción laboral

El equipo humano de cualquier start up suele estar realmente apasionado por el proyecto en el que trabaja, motivado por las perspectivas de negocio y entusiasmado con el papel que desempeña dentro del entramado. Es más, las pequeñas start ups desarrollan muchas dinámicas de grupo y sesiones divertidas en las que todo el personal participa y convive, compartiendo experiencias y aficiones, no sólo trabajo.

Dinámicas ágiles y efectivas

En las start ups el tiempo es importante y la efectividad mucho más. De ahí que no se agoten las jornadas con reuniones largas y nada fructíferas, no se maree a los trabajadores con protocolos sin sentido y que ralenticen el desempeño de sus tareas y la consecución de los objetivos marcados. No hay tiempo que perder y la productividad es importante. Eso sí, no hace falta que todo el mundo esté bajo el mismo techo ni trabajando al mismo tiempo para que las cosas se hagan bien. Hay flexibilidad en este sentido porque, fundamentalmente, los equipos trabajan por objetivos semanales o mensuales y esto prima sobre el número de horas empleadas o la organización que cada uno ha seguido.

Y a ti, ¿qué te parece cómo funcionan las start ups? ¿Te gustaría que tu empresa implementara alguno de estos aspectos o lo ves poco realista?

 

Infografía sobre ideas a copiar de las start ups

Qué podemos aprender de las start ups

 


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *