Motivación: un factor clave para aumentar la productividad

Motivación: un factor clave para aumentar la productividad

Es uno de los factores que más influyen en el funcionamiento de cualquier empresa. Cuando está presente, todo parece ir bien pero en el momento en el que falta, la productividad desaparece en el equipo de trabajo y el desánimo marca el clima laboral. Sí, se trata de la motivación.

¿De dónde surge la motivación?

La motivación surge de la mezcla entre “motivo” y acción”. Es esa necesidad, ese deseo que guía nuestro comportamiento hacia el logro de un objetivo. Y si ese objetivo es compartido con la empresa, la motivación está asegurada.

Así, los empleados llegarán a ser uno de los principales recursos de una empresa y conseguirán mucho más de lo que alcanzarían en el caso de estar desmotivados y eso se reflejará en el día a día de la empresa.

¿Por qué es tan importante la motivación?

Para conseguir motivación, el ambiente laboral es fundamental. Los equipos de trabajo necesitan flexibilidad e ilusión así como potenciar las relaciones entre compañeros. Con pequeños cambios se pueden generar grandes transformaciones.

Si un equipo de trabajo no está motivado, la productividad estará por los suelos. Los miembros del equipo es posible que abandonen porque un trabajo no les realiza como profesionales. De ahí que la retención y la gestión del talento se ha convertido en uno de los mayores retos de las empresas del siglo XXI. Y para superarlo, la comunicación se presenta como la gran aliada.

A través de la comunicación, una empresa podrá reconocer la labor a su equipo de trabajo y potenciar las relaciones interpersonales entre el trabajador y el resto del equipo. Con el reconocimiento, los empleados estarán más satisfechos y tendrán más expectativas.

También habrá que tener en cuenta otro tipo de aspectos como proponer retos para contribuir a que los empleados se superen cada día y acompañarlos de recompensas. Las recompensas no siempre tienen que ser monetarias, a veces unas palabras de agradecimiento y de reconocimiento son suficientes para reforzar el autoestima de los empleados a la hora de enfrentarse a nuevos proyectos.

Otra forma de incrementar la motivación es a partir de la participación. Si se busca la opinión de los empleados para llegar a una opción consensuada dentro de la empresa, se potenciará el sentido de pertenencia del empleado con la organización. Es importante que esto se produzca, ya que conducirá a un incremento de la rentabilidad y la productividad en la empresa.

Revisar las condiciones de trabajo tampoco estará de más: la flexibilidad, la autonomía, la formación, la conciliación…pueden ser aspectos clave ya que harán que los trabajadores sentirán que se desenvuelven en un entorno laboral estable.

business_1

5 consejos para aumentar la motivación

  • La información, si es compartida, mejor

Si los empleados disponen de la información suficiente, podrán opinar con libertad. Esto solo ocurrirá si sienten que sus opiniones son valoradas y se sienten una parte más de la organización. Este hecho es muy importante porque mejorará la relación con su empresa.

Para conseguirlo, todos los trabajadores deben de tener la misma información para desempeñar su trabajo, para superar metas y cumplir con los proyectos. Con ello se conseguirá una visión de unidad a largo plazo que será compartida por la empresa.

  • Crear un ambiente amigable y empezar por la propia motivación

El espacio físico es también una cuestión importante. La disposición debe mostrar proximidad para conseguir que todos se sientan cómodos. El lugar de trabajo debe de ser un lugar tranquilo en el que existan todos los recursos necesarios para que se puedan realizar todas las funciones encomendadas.

También es conveniente que existan áreas informales donde los empleados pueden tomar un breve descanso. El cuidado de la empresa hacia los trabajadores es una cuestión muy valorada por los empleados.

  • Escuchar y dar paso a la creatividad

Si un empleado participa en la toma de decisiones importantes de la empresa, lo agradecerá. Compartir el poder de decidir con los supervisores inmediatos promueve la satisfacción, lo que se traduce en un aumento de la productividad. Realizar concursos de ideas puede ser una buena opción: se conocerán nuevos puntos de vista, será un ejercicio de escucha y podrá aportar un aire innovador y más participativo a la empresa.

  • Seleccionar a la persona adecuada para el proyecto correcto

Valorar las capacidades y las habilidades de un empleado a la hora de encomendar una tarea será beneficioso tanto para la empresa como para el empleado. El autoestima del empleado quedará reforzado y valorará positivamente que la empresa haya seleccionado su perfil como el idóneo para realizar esa tarea.

El hecho de delegar tareas, también conocido como empowerment, consiste en ceder responsabilidades en el trabajo. Se trata de una forma de ceder autoridad y de consolidar el compromiso, lo que se traduce en un plus de motivación. Si un trabajador resulta eficiente en la realización de una tarea, se le puede conceder libertad para que realice la siguiente como un modo de recompensar su trabajo.

  • Fomentar la flexibilidad

Optar por mejorar las condiciones laborales también es una de las acciones que más aumentan la motivación y la productividad de una organización. Esto se debe a que se reducirán una serie de costes derivados del absentismo laboral o de la rotación. Conocer a los empleados y sus situaciones individuales permitirá que la empresa pueda considerar sus necesidades personales y conseguirá que los empleados puedan ajustar sus días laborales, el horario de trabajo o acogerse a una reducción de jornada en función de su propia situación. Es importante escuchar para conseguir buenos resultados.

Imágenes extraídas de Freepick.


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *