Más cerca y mejor conectados

Equipos remotos: Más cerca y mejor conectados

Cada vez son más las empresas que se apoyan en equipos de trabajo que no se encuentran en el mismo espacio u oficina, sino en los que, sino todos, algunos de sus miembros trabajan en diferentes puntos del país o del extranjero. Se trata de los llamados equipos remotos o virtuales, y son ya parte importante de la cultura start up. Pero, aparte de las ventajas económicas que puede aportar a las arcas de la empresa la contratación de freelances o el llamado outsourcing, ¿qué beneficios tiene esta nueva cultural laboral?

Muchos CEO de nuevas empresas tecnológicas tienen a todo su equipo geográficamente diseminado y no dudan en resaltar sus aspectos positivos: mayor productividad, eficiencia consecuencia de una mejor gestión de los horarios, libertad de decisión y aportación de ideas, estructura más horizontal, comunicación transparente, interculturalidad que redunda en el espíritu de la empresa…

Dos o tres personas en una oficina central en Madrid, un programador en Londres, otro profesional del marketing en París o freelances apostados tras sus escritorios a muchos más kilómetros de distancia. Hoy en día las tecnologías de la información hacen que las distancias sean más cortas y el mercado, mucho más global, algo que ha redundado también en la forma de trabajar, en una cultura laboral que trasciende fronteras y razas y que permite hacerse con la mejor y más preparada fuerza trabajadora.

La tecnología ya está ahí

Eso sí, por ahora sólo las empresas más jóvenes están estructuradas de esta innovadora manera, mientras que la mayoría se apoyan en viejas fórmulas. Y es que un cambio de esta magnitud exige una adaptación que para muchas compañías llevará años o quizás décadas. Eso sí, las herramientas para que los equipos remotos o virtuales trabajen de forma efectiva y óptima a través de Internet están ya ahí y cada día se lanzan nuevas: Skype, Google Docs, Dropbox, Hootsuite, Evernote… son algunos de los medios que ya se usan en muchas compañías a la hora de gestionar proyectos o tareas en grupo, optimizar procesos o agilizar comunicaciones.

Aumento de la productividad

Softwares como Yepalí acercan a los equipos virtuales, los conectan mejor y permiten alojar todas las comunicaciones en un mismo entorno en la nube. Pero, ¿qué se gana con ello? En primer lugar, el aumento de la agilidad en las tareas y una mayor productividad, producto de una centralización efectiva de los flujos de comunicación interna. Los grupos de trabajo pueden intercambiar documentos, compartir tareas, ideas, informes, mensajes instantáneos y soluciones a los problemas de forma rápida y sencilla. Todos los empleados o colaboradores pueden tener acceso a la misma información, o a la que les atañe, dejando a un lado las tediosas cadenas de emails o las interminables reuniones. Además, es necesario hacer un exhaustivo seguimiento del trabajo de cada componente del equipo, de los procesos grupales e individuales y de los resultados obtenidos con cada proyecto.

No por estar lejos desaparece el componente social y humano

A muchos podría parecerles que esta cultura de equipos virtuales podría redundar en relaciones profesionales descafeinadas, impersonales y frías, pero todo lo contrario. Los CEO de muchas start ups recalcan las innumerables virtudes que este modelo tiene desde el punto de vista social. En primer lugar, el enriquecimiento que provoca el intercambio cultural entre profesionales de distintos países o regiones es innegable, así como la posibilidad de charlar a través de herramientas de videoconferencia como Skype. Además, muchos de estos grupos organizan varios encuentros al año para intercambiar impresiones sobre la buena marcha del negocio, implementar nuevas estrategias o simplemente desconectar del trabajo y rendirse a unos días de ocio y descanso en grupo.

Además, el uso de redes sociales hace que los trabajadores compartan con sus compañeros eventos, celebraciones, fotos, vídeos u otro tipo de información de carácter personal. No todo tiene por qué ser trabajo siempre. Es más, estas herramientas sociales hacen posible una comunicación más horizontal y transparente, sin jerarquías, donde los empleados no tienen reticencias a aportar su feedback sobre aspectos del negocio o decisiones de la empresa.

Un plan de comunicación interna

Eso sí, no todo es tan sencillo. Implementar estos innovadores modelos de trabajo exige el diseño de una estrategia de comunicación interna y un detallado plan de acción. En primer lugar, los trabajadores han de conocer los valores o máximas que regirán su relación, objetivos, recursos con los que cuentan, así como formarse, si es necesario, en el uso de las herramientas que serán pieza clave de su comunicación diaria. 

Plataformas colaborativas como Yepalí ayudan a conectar equipos remotos o virtuales, fomentan la participación y la integración de cada uno de sus miembros en las dinámicas empresariales y, sobre todo, alientan una comunicación interna mucho más eficiente y transparente e incrementan la productividad. Y ahora, ¿te atreves a trabajar de una manera diferente?

Infografía sobre las ventajas de los equipos virtuales

El trabajo en equipo, cuyos miembros no se encuentran en el mismo centro de trabajo, cada vez es más frecuente


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *