La relación entre las camisetas grises de Mark Zuckerberg y su productividad

La relación entre las camisetas grises de Mark Zuckerberg y su productividad

El pasado mes de diciembre el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, fue padre. Unas semanas después, llamó la atención de sus seguidores al publicar una foto en Instagram con su fondo de armario. La instantánea estaba justificada (ese día regresaba al trabajo tras su baja por paternidad), lo que no sucedía con el contenido de la imagen: nueve camisetas grises y otras tantas sudaderas del mismo color y tonalidad.

Zuckerberg, en todo jocoso, ironizó sobre las dudas que tenía sobre qué indumentaria ponerse para retomar su actividad, pero lo cierto es que la estampa es un claro signo de cómo pequeñas decisiones marcan el grado de productividad de un emprendedor de su talla.

De hecho, el creador de Facebook no es el único que ahorra tiempo a la hora de decidir estos pormenores y vestir siempre lo mismo, focalizando así su atención a otros menesteres de mayor importancia. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también reconoce que solo viste trajes azules o grises para sus actos públicos.

Lo mismo sucede con Bill Gates, pieza clave en la todopoderosa compañía Microsoft. Porque, ¿alguien lo asocia a otra indumentaria ajena a sus trajes con camisas neutras?

Sin embargo, el mayor reto indumentario fue el que llevó a cabo la responsable de la revista Harpers Bazaar, Matilda  Kalh. Esta creativa se hizo famosa hace unos meses en el mundo entero por reconocer que llevaba dos años llevando la misma ropa para ir al trabajo (se sobreentiende que el mismo diseño de prendas diferentes), aunque dejó claro que en el ámbito de su vida privada no sucedía lo mismo.

Esta noticia revoloteó mucho más que en el caso de sus pares varones, dado el tiempo que las mujeres destinan a planificar su indumentaria y aspecto físico para ir al trabajo. Kalh, por el contrario, ha decidido vestir un mismo hábito durante los últimos dos años de su vida, caracterizado por un pantalón negro y una camisa blanca que únicamente presenta un adorno en el cuello a modo de lazo.

Inclinación por la simplicidad

Este gesto repetido en varios responsables de importantes compañías es aún más especial en el caso de Zuckerberg. El joven, responsable de un emporio que no deja de crecer, no va a su trabajo en Palo Alto en un Mercedes último modelo. Tampoco cuenta con un séquito de secretarias ni pide estrambóticos menús para pensar mejor.

Por el contrario, continúa trabajando durante quince horas al día en el antiguo estudio donde hace más de una década diseñó la red social generalista más importante del mundo. Esa decisión, al igual que vestir siempre la misma ropa, forma parte de la clave de su éxito, ya que no deja perder su concentración ante los detalles sin importancia. Por el contrario, pretende focalizar su atención en su trabajo y dejar de lado decisiones menores, como la indumentaria, el tipo de comida que le apetece tomar o su la modalidad de transporte que utiliza para desplazarse.

Lo mismo podría extenderse al resto de los directivos que han decidido dejar de perder el tiempo en la ropa con la que deciden vestirse para ir al trabajo. Una apuesta que seguro tomará cada vez más gente a partir de la difusión de los beneficios que aporta.


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *