La música, una de las mejores herramientas para la productividad

La música, una de las mejores herramientas para la productividad

La productividad laboral depende de varios factores. Entre ellos destaca el ambiente de trabajo, que ha de ser cómodo y orientado a motivar a los integrantes de una organización. Para llegar a estos objetivos son numerosos los expertos que apuntan a la música como herramienta clave para que los profesionales sean más productivos en sus tareas laborales.

En este sentido, conviene echar un vistazo a algunos de los estudios que se han llevado a cabo sobre el tema. Uno de los más prestigiosos proviene de la compañía Logitech y del mismo se desprende que ocho de cada diez trabajadores europeos escuchan música mientras trabajan. Una actividad que, para la mayoría, supone un plus a la hora de relajarse y aumentar su concentración.

Idénticos resultados son los que se derivan de una encuesta llevada a cabo por la Universidad de Miami. En la misma se analizó el comportamiento de diversos ingenieros mientras trabajaban escuchando música y se llegó a la conclusión de que estos finalizaban sus tareas más rápidamente que aquellos que no percibían ninguna melodía.

Las razones científicas que explican estos resultados, a juicio de los expertos, es que para algunos trabajadores la música fomenta su rendimiento laboral pues les hace segregar dopamina. Esta “hormona del placer”, como es denominada, ayuda a reducir el estrés y a asociar el trabajo con una tarea positiva. En esta línea, los investigadores sostienen que la música es una herramienta que no solo ayuda a mejorar la productividad de los trabajadores, sino que fomenta su creatividad y dinamiza su estado de ánimo.

Un estilo para cada profesión

Sin embargo, para alcanzar estos beneficios los trabajadores no pueden escuchar cualquier tipo de música, pues la productividad depende de cada ser humano y de cada puesto de trabajo que estos ostenten. De este modo, son muchos los que recomiendan que si un trabajo exige concentración lo más aconsejable es decantarse por escuchar música jazz, clásica y ambiental.

Asimismo, para quien realice un trabajo que exija concentración y realizar labores de administración o cálculo, lo menor es optar por melodías repetitivas. Por el contrario, el rock se concibe como un estilo de música que ayuda a quienes deban moverse constantemente o han de estar de pie un número importante de horas. Ello se debe a que una música más lenta o pausada potenciaría la disminución de su energía.

De la misma manera, no se recomienda escuchar tertulias radiofónicas, pues los mensajes que estas desarrollan pueden producir que los trabajadores desvíen su atención, en pos de fomentar su concentración y, por tanto, rendir más a nivel de productividad. En paralelo, son muchas las voces que no recomiendan escuchar música con cascos.

¿El motivo? Para algunos, que este elemento se puede convertir en un obstáculo para las relaciones dentro de la oficina. De hecho, sostienen que el volumen al que estén expuestos los trabajadores puede molestar al resto del equipo. De igual modo, se argumenta en contra de los cascos que estos pueden generar una imagen de escasa profesionalidad de dichos trabajadores y, por extensión, de la organización de la que forman parte.

Música compartida, productividad extendida

Es por ello que resulta conveniente, siempre que las circunstancias de cada empresa lo permitan, echar mano de un hilo musical común para la empresa. El mismo deberá estar compuesto por aquellos temas que faciliten la realización de las tareas que cumplan los miembros de la organización o del área a la que estos pertenezcan y en la cual se extienda la música que escuchan.

De ahí que resulte más que eficaz que los archivos que se difunden en la empresa configuren un hilo musical común, el cual se reproduzca durante la jornada laboral. Es por ello que resulta recomendable que las empresas echen mano de herramientas de gestión de estos contenidos musicales, las cuales les ayudarán a utilizar las melodías de la manera adecuada y en los plazos correctos.

Con estos programas de gestión de contenidos, asimismo, las organizaciones podrán clasificar su música favorita y poder utilizarla sin restar tiempo, en el orden que estimen conveniente. Algunas de estas herramientas son Clementine, CopyTrans Manager, Mediamonkey, Doubletwist o Songbird. Afortunadamente, el desarrollo de las nuevas tecnologías ha ayudado a difundir este software de gestión empresarial, que resulta clave para el fomento de la productividad de los integrantes de un negocio.


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *