La música como instrumento para concentrarnos

La música como instrumento para estar concentrado

La música presenta numerosos beneficios para las personas, tanto en lo que respecta al control de su estado de ánimo como sus aplicaciones positivas para ceder la ansiedad, el estrés o poder conciliar el sueño. De hecho, la música se ha convertido en una importante fuente de motivación para los trabajadores, ya que les genera mayor concentración durante sus horas de esfuerzo laboral.

En este sentido, la importancia de la música radica en su potencial para activar áreas del cerebro que son claves para potenciar los aprendizajes motor, afectivo y cognitivo. Sin embargo, estos beneficios no se encuentran en todo tipo de músicas y hay que seleccionar las melodías adecuadas para conseguir la concentración. Es por ello que a continuación hacemos un decálogo en torno a las canciones que más promueven la concentración mientras se está trabajando.

1.- Música clásica. Albert Einstein era un admirador ferviente de Mozart y escuchaba su música siempre que podía. De hecho, el científico aseguró en una ocasión que existe una asociación entre la forma del pensamiento y el proceso creativo. De este modo, no tuvo reparos en señalar que mientras trabajaba siempre pensaba en la música y que “ella” llenaba sus sueños de vida. Una clara declaración de intenciones de los beneficios de este tipo de melodía.

2.- Meditación. Las personas que meditan suelen utilizar músicas instrumentales y armoniosas para promover el estado de silencio al que desean llegar. En este sentido, utilizar en el trabajo la misma música que se lleva a cabo en las sesiones de meditación es una buena idea para aquellos que busquen concentrarse rápidamente. Basta con empezar a buscar en Internet o en las redes sociales play lists a base de música con sonidos procedentes de la naturaleza.

3.- Sefardí. De procedencia antigua, la música sefardí facilita la concentración gracias a su ritmo armonioso y a su ritmo y timbres sigilosos, que proporcionan a los profesionales que opten por este tipo de melodías el añadido de poder trasladarse con la mente a lugares y épocas que no podrán conocer de otra manera.

4.- Relajación. La música que se utiliza para promover la relajación en las personas también sirve para motivar su concentración durante el trabajo o el estudio. Basta con seleccionar la melodía adecuada. Para ello, los expertos recomiendan no elegir una única canción sino confeccionar una lista de canciones que contenga una duración determinada, como mínimo de dos horas. Esta continuidad ayuda a potenciar la concentración y una vez terminada, facilita llevar a cabo un descanso.

5.- Instrumental de ambiente. Este tipo de música está destinada a aquellos que no aman en exceso la música clásica, pues se trata de un estilo musical moderno con sonidos relajantes de instrumentos sumergidos en melodías presentes. Se trata, en conjunto, de un estilo que inspira tranquilidad, y que en muchas ocasiones se basa en sonidos naturales.

6.- Música moderna electrónica. La música chill out ayuda a concentrarse en los ambientes de trabajo. En concreto, se trata de los estilos new age, trip hop, ambient house y trance ambient. Este tipo de melodías facilita la relajación de la mente pero puede no ser muy útil para los trabajos que requieran una concentración intensa.

7.- Jazz. Este ritmo, internacional donde los haya, es uno de los preferidos en oficinas y centros de trabajo. ¿El motivo? Su ritmo y sonidos facilitan la concentración en las tareas laborales, sobre todo en aquellas más tediosas y que requieren una monotonía importante.

8.- Bossa Nova. Si bien es un estilo musical poco conocido hasta hace unos años, en la actualidad se trata de una de las músicas que más ayudan a promover la concentración en los centros de trabajo. Ello responde a su ritmo y afinidad con el oyente, que prendido de sus letras sigue siendo capaz de llevar a cabo una tarea de manera consciente y en el menor tiempo posible.

9.- Caribe. La música caribeña está ganando enteros en las oficinas y lugares de trabajo, debido a los beneficios que aporta a las personas que trabajan en dichos espacios. Así, se trata de unas melodías que promueven la concentración del que escucha sin que ello interfiera en sus acciones cotidianas.

10.- Personal. La música es un gusto personal e intransferible, por lo que se ha de seleccionar la melodía que más aporte a cada uno para realizar sus asuntos pendientes en el trabajo.


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *