¿Qué tipo de red es mejor para las empresas?

Intranet versus Red Social Corporativa

Las herramientas informáticas de comunicación empresarial se han transformado notablemente a lo largo de los últimos años. De las antiguas intranets, baluartes del conocimiento de las compañías, se ha pasado a incorporar recursos propios de una diferente cultura del trabajo, más apoyada en la colaboración, la transparencia, la igualdad y la movilidad. De ahí que para muchos, las nuevas redes sociales corporativas sean consideradas como intranets sociales o intranets 2.0. Pero si comparamos ambas alternativas, ¿cuáles son los resultados? ¿son las soluciones nuevas indudablemente mejores que las antiguas?

Trascender las fronteras de la empresa

La principal diferencia entre intranets y redes sociales empresariales es la colaboración que aportan las segundas. Las primeras eran redes informáticas de uso interno donde todos los equipos estaban conectados a uno o varios servidores. El prefijo ‘intra’ revela el carácter interno de estas herramientas de trabajo, todavía muy extendidas y arraigadas en nuestro país. En ellas, la información y el conocimiento estaba alojado para consulta de los empleados, con acceso vedado a colaboradores, proveedores o clientes.

Con el auge de las redes sociales corporativas estos límites se trascienden y se potencia la colaboración entre varios profesionales y empresas, que pueden ahora compartir tareas y promover la productividad y eficiencia en las comunicaciones. La colaboración convierte el entorno de trabajo en una plataforma dinámica que se enriquece con las aportaciones de todos los usuarios que participan de ella.

Comunicación en una nueva dirección

Las redes sociales de uso empresarial ofrecen una comunicación horizontal, bidireccional y transparente, mientras que las intranets fueron diseñadas para que las organizaciones gestionaran las comunicaciones con sus trabajadores de arriba a abajo (desde la dirección a los empleados). Las herramientas modernas  democratizan el conocimiento y dan voz a todos los miembros de la compañía, no sólo a directores o ejecutivos. Cualquier aportación, sugerencia o idea es válida y este feedback puede aportar mayor competitividad al negocio.

El componente social

Si las intranets tenían un aspecto aburrido y esquemático, donde el dominio visual lo ejercían archivos y carpetas, las redes sociales corporativas aportan ese factor social que tanto ha transformado nuestra manera de comunicarnos a través de Internet con medios como Twitter o Facebook. Realizar tareas y gestiones en entornos digitales como los que han surgido en estos últimos años hace que las obligaciones laborales adquieran connotaciones más lúdicas. Además, las conversaciones pueden agruparse en torno a equipos de trabajo, ser espontáneas y ágiles, lo que mejorará la organización y la productividad.

Diseños generalistas o a medida

Las intranets solían ser redes informáticas creadas a la medida de cada organización, mientras que la mayoría de las redes sociales son modelos SAAS (software as a service) aptos para usarse en distintos tipos de empresa, sea cual sea su tamaño. No obstante, cubren las necesidades de un amplio espectro y aunque las organizaciones pueden contratar las funcionalidades y servicios que realmente necesiten, nunca puede compararse con un entorno empresarial creado expresamente para un cliente en concreto.

La revolución de la movilidad

Cada vez son más los trabajadores que trabajan fuera de la oficina, bien porque viajan durante la mayor parte de la semana o porque operan desde casa. El trabajo remoto se ha extendido notablemente y en gran parte es gracias a la eclosión de los dispositivos móviles y la posibilidad que ofrecen de conectarse a la oficina o al correo desde cualquier lugar. Las redes sociales corporativas han sabido exprimir esta tendencia laboral e integran con ordenadores, tabletas y smartphones, convirtiendo sus entornos empresariales en verdaderas oficinas virtuales móviles, alojadas en la nube y disponibles a demanda del usuario.

Ahorro y minimización de costes

Para muchos la principal baza de las redes sociales empresariales frente a las antiguas intranets radica en su escalabilidad y el ahorro que suponen, tanto en licencias e implantación como en mantenimiento. Las soluciones sociales permiten a cada empresa pagar por el uso que va a hacer de la herramienta, lo que implica menos costes, en contraposición a las intranets a medida, más caras de desarrollar y complicadas de modificar. Con las nuevas soluciones SAAS, si la compañía crece o aumenta notablemente su plantilla, sólo tendría que ampliar funcionalidades e invitar a más usuarios. Mucho más barato y sencillo.

Y vosotros, ¿que tipo de herramienta usáis en el trabajo? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia hasta la fecha?

Infografía comparativa entre intranet y red social corporativa

Comparativa entre ambas herramientas informáticas

Imagen de cabecera: Freepik


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *