La comunicación en la empresa

Errores de comunicación interna que no cometer en los equipos de trabajo

Desde Yepalí hemos querido repasar cuáles son los fallos más habituales en la comunicación interna de las empresas, especialmente en lo que se refiere y afecta al rendimiento de los equipos de trabajo que desarrollan proyectos dentro de las compañías, sea cual sea su tamaño. Como indicamos en nuestra infografía al final del post, no te atragantes con algunas de estas cuestiones espinosas, porque todo el trabajo se verá afectado, así como las dinámicas de grupo.

Enumeremos los errores pues:

Relegar todo el peso de las comunicaciones diarias en el email

Cuando sólo se usa el correo electrónico para gestionar proyectos en equipo, la información esencial puede perderse fácilmente entre tanto envío diario. Incluso si son muchas las personas en copia, pueden ocurrir fallos que interrumpan el hilo de las comunicaciones o que se formen cadenas interminables con comentarios no tan importantes sobre el trabajo que se está llevando a cabo y que menoscaben la productividad y eficiencia.

Abusar de las reuniones o hacerlas demasiado largas

De todos es sabido que si no se planifican o se gestionan de forma óptima, las reuniones pueden mermar la productividad empresarial más que fomentarla. Además, provocan la engañosa sensación de trabajo efectivo y bien realizado. Por ello, se recomienda que siempre tengan un propósito claro, que se convoque a las personas estrictamente necesarias y se lleven a cabo siempre para la toma de alguna decisión clave que permita avanzar en el desarrollo del proyecto y la consecución de los objetivos previstos.

No llevar una agenda clara con los objetivos semanales, tareas, gestiones

Disponer de una agenda semanal que todos los miembros del equipo puedan compartir y editar es una buena opción para mejorar la comunicación interna del grupo. Eso sí, debe actualizarse con frecuencia y no siempre por las mismas personas. Es conveniente que los miembros del equipo reciban notificaciones de cada actualización realizada para que todos estén al tanto de cualquier cambio en la dinámica de trabajo.

Que no estén claros los roles, las funciones o los objetivos

Si esto falla, el proyecto no prosperará ni el equipo podrá rendir de forma eficiente. Cada profesional debe saber cuál su rol dentro del equipo de trabajo, las funciones que ha de realizar y los objetivos finales del proyecto dentro de la empresa. Esto exige una comunicación abierta y transparente dentro del organigrama empresarial.

No utilizar reconocimientos, premios y gratificaciones

No hay que ser demasiado sabio para saber que los equipos son más eficientes y productivos en el marco de un clima de confianza, respeto y valoración de las aportaciones individuales. Es tarea primordial del jefe de equipo implementar estrategias y acciones de cohesión grupal, así como establecer un diálogo continuo entre los empleados. Los reconocimientos del trabajo bien hecho o las aportaciones clave realizadas resultan imprescindibles para mantener la motivación de los trabajadores y el compromiso con el proyecto. Acciones como una comida, un viaje o una convivencia una vez finiquitado el proyecto, pueden ser decisiones empresariales determinantes para replicar los éxitos alcanzados.

No establecer lazos sociales o personales dentro de los equipos

Los profesionales que trabajan juntos en favor de un objetivo común resultarán mucho más productivos si están unidos y comprometidos con el proyecto, y ahí las buenas relaciones interpersonales juegan un importante papel. Por ello, es altamente positivo y recomendable que no siempre se traten cuestiones laborales o se hable de trabajo, sino que haya una óptima socialización y se celebren acontecimientos grupales o individuales con frecuencia.

Ejercer un liderazgo totalitario, sin explicar las razones de cada decisión o cambio

El estilo de liderazgo ejercido es fundamental en el rendimiento de los equipos de trabajo. La opacidad es contraproducente y la negación de información o el obstáculo en las comunicaciones mermará la eficiencia de los profesionales que trabajan en el proyecto. El diálogo tiene que ser constante y los profesionales han de conocer, por su jefe de equipo, las decisiones tomadas y qué ha conducido a ellas.

No ejercer una escucha activa

Si los trabajadores se sienten escuchados, valorados y hacen aportaciones efectivas a las dinámicas diarias de la empresa, sentirán un verdadero y honesto compromiso con esta y tomarán como suyos también los objetivos de la compañía.

Infografía explicativa sobre los clásicos errores en la comunicación interna

Errores que no cometer en la comunicación interna con tu equipo o empresa


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *