Características del empleado moderno

¿Eres un empleado 2.0?

Quizás no lo sabes, pero lo eres. O a lo mejor te has empeñado en convertirte en uno de ellos tras haber leído sobre su creciente poder en las empresas hoy en día. El empleado 2.0 es el que trabaja en empresas 2.0, mucho más modernas e innovadoras que las tradicionales, las que aún siguen constituyendo una mayoría en nuestro país. Pero, ¿qué características tienen estos nuevos trabajadores?

Al igual que se habla de los clientes 2.0, en cuyas manos está el futuro de productos, marcas y compañías, el empleado moderno tiene rasgos parecidos. En primer lugar, es lo que se conoce como prosumidor, un consumidor exigente, que sopesa y compara antes de realizar cualquier compra o adherirse a cualquier marca, en este caso, empresa u organización. Este tipo de trabajador busca alinearse con una compañía que tenga los mismos valores, intereses y principios que él. Al igual que en su vida personal como consumidor de productos y servicios es muy exigente, también lo es con su empresa. Así, si esta no satisface sus necesidades o expectativas profesionales, no dudará en irse a otro sitio y, más aún, en echar pestes de la compañía ante otros profesionales del sector, ya sea off u on line.

Por otro lado, es un amante de la tecnología y los medios digitales, como blogs y redes sociales, por lo que esperará encontrarse en el centro de trabajo los mismos o parecidos dispositivos y herramientas que utiliza en su vida personal, en este caso aplicadas a la productividad o la comunicación interna. Valora la comunicación directa y transparente, ágil y rápida. Así que, si está trabajando en una compañía de gran rigidez jerárquica, donde poca información se comparte con los empleados y los procesos internos son lentos, estos aspectos lo sacarán de sus casillas.

Bien tratado, motivado y valorado, el empleado 2.0 es proactivo, productivo, un gran colaborador y trabajador en equipo. Si esto se da, será un genial embajador de la marca, en este caso la empresa o el empleador. Además, se caracteriza también por ser infiel y un activo difícil de retener en la empresa, por lo que si no se encuentra el ambiente o clima laboral al que aspira, se irá en muy poco tiempo.

En lo referente a espacios de trabajo y flexibilidad laboral, este profesional abraza la movilidad, la posibilidad de trabajar con más o menos frecuencia desde fuera de la oficina (la tecnología así lo permite ya), los espacios abiertos y diáfanos (open offices) y la posibilidad de conciliar trabajo con familia y amigos.

A los más jóvenes, los que no llegan a los treinta años, se les conoce ya como la generación de los millennials, y aunque la mayoría de estos ya saltan al mercado laboral como trabajadores 2.0, los hay algo más mayores que también se adscriben a esta categoría nueva y poderosa. Este tipo de empleados no quieren ser subordinados, meras hormiguitas atrapadas detrás de un ordenador, sino más bien independientes, autónomos, creativos y con iniciativa. Y sobre todo, que su voz se escuche y sus aportaciones y esfuerzos sean valorados por la empresa.

Todavía, a menudo se encuentran una enorme barrera en este aspecto y un choque entre sus conductas y actitudes personales y lo que les permiten los entornos de trabajo. No obstante, esto está cambiando y, pese a los retazos de la crisis, muchos empresarios se están dando cuenta de que este tipo de empleados cada vez abunda más y ese nuevo talento que se pretende retener tiene estas características.

¿Te consideras un empleado 2.0? ¿Has empleado a trabajadores de este perfil? ¿Qué opinas de esta nueva tendencia?

Infografía sobre los rasgos que caracterizan a los empleados 2.0

¿Cómo es el empleado 2.0?


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *