¿El cambio de hora afecta a la productividad?

¿El cambio de hora afecta a la productividad?

Es momento de ajustar los relojes. La primavera ya está aquí así que toca cambiar de hora para dar comienzo al horario de verano. Le dimos la bienvenida el domingo durmiendo una hora menos…aunque ahora disfrutamos de más horas solares. En cualquier caso, adaptarse cuesta ya que los comienzos siempre suelen ser duros. Y nuestra productividad personal puede notarlo.

Siempre ha habido detractores y defensores del cambio de hora. Reducir el consumo de electricidad y ajustar las horas de sol a nuestra rutina son las dos principales ventajas que se defienden a favor del cambio de horario.

Según la Comisión Europea, el cambio de hora puede traer múltiples beneficios a nuestro país en sectores como el de los transportes, las comunicaciones, el turismo y la salud. Es el IDAE el que trata el ahorro. Este organismo dependiente del Ministerio de Industria apunta que el hecho de cambiar de hora dos veces al año supone un ahorro de 300 millones de euros en España. De entre ellos, 90 corresponde al ahorro de los hogares y 210 millones a las empresas del sector servicios y del industrial. No opina lo mismo WWF, dado que considera que el impacto del cambio de hora sobre el ahorro energético es inexistente.

Los detractores, en cambio, consideran que el cambio en el consumo eléctrico es mínimo. Además, afirman que cambiar el reloj puede afectar a la salud provocando trastornos alimenticios y del sueño debido a la alteración de nuestro ritmo fisiológico. Y eso se nota en la productividad a corto y a largo plazo. En teoría.

Según el profesor Martín Olalla de la Universidad de Sevilla, la productividad no se correlaciona con el desfase horario que tenemos en España. No dice que el dato de la productividad sea o no positivo para el país. Simplemente que nuestra vida  no depende del reloj. Para ello, hizo una gráfica teniendo en cuenta el PIB, el número de empleados y el número de horas trabajadas, tres variables a partir de las que se puede calcular la productividad.

Captura de pantalla 2017-03-28 a las 11.36.16

Figura extraída de politikon.es

El desfase horario es, por tanto, un valor que depende de una decisión variable que en cualquier momento puede modificarse. ¿Cambiaría dejar de cambiar las agujas del reloj en primavera y otoño? Según el profesor Martín Olalla, no.

La productividad no depende del cambio de hora pero no hay que dejar a un lado los síntomas por los que se atraviesa la primera semana. El hecho de dormir menos y la alteración de nuestro ritmo fisiológico puede pasar factura los primeros días tras el cambio. Al fin y al cabo, todo es cuestión de tiempo. 

Imagen extraida de freepick


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *