Digitalización empresarial: 5 ventajas y algunos errores

Digitalización empresarial: 5 ventajas y algunos errores

La digitalización ha llegado para quedarse. Ha sido objetivo de muchas conferencias, pero más allá de las palabras, es una realidad a día de hoy. El 2015 fue un año que supuso un punto de inflexión en este proceso y hoy, las empresas siguen apostado por lo digital y por considerando que las nuevas tecnologías son herramientas clave para liderar el mercado.

Según algunos expertos, España tiene la base suficiente para liderar una revolución, y aunque estemos lejos de llegar al podio, la digitalización en nuestro país supera la media. Y los CEOs lo saben. Quizá es por eso que las tres cuartas partes de los CEOs están concienciados con las ventajas que trae la digitalización, de su ritmo imparable y de los retos que plantea.

Las empresas buscan mejorar la experiencia del cliente, consolidar su reputación y ahorrar costes a partir de la digitalización. Pero, ¿cómo conseguir esos objetivos a partir de la digitalización?

Algunas ventajas de la digitalización

Accesibilidad total a la empresa: Con un clic es posible acceder a los documentos de la empresa desde cualquier lugar. Eso facilita el trabajo a distancia y puede suponer una oportunidad de aumentar la flexibilidad laboral.

Mayor eficiencia de recursos: Poder acceder a los documentos permite llevar a cabo un control más exhaustivo de las tareas y proyectos que se están ejecutando.

Reducción de costes: Las licencias, los equipos y el personal técnico puede suponer un coste elevado al principio, pero a largo plazo se amortiza.

Garantiza la difusión de los documentos de manera instantánea

Aumenta la flexibilidad en el entorno de trabajo: Disponer de los documentos en la nube permite acceder desde cualquier lugar, lo que incrementa la flexibilidad.

Cuando se habla de digitalización se hace referencia a algo que va más allá del proceso de convertir información en un formato digital, más allá de la organización y la transmisión de datos estructurados. Se hace referencia a los cambios que ha traído la digitalización consigo, ya que ha supuesto una transformación completa en cuanto a la forma de almacenar datos y el acceso compartido a la información.

La digitalización también es un modo de aumentar la productividad. Solo si se aplica con éxito, el rendimiento de una empresa puede aumentar considerablemente.

¿Cómo sumarse a la digitalización sin morir en el intento?

Todo dependerá del conocimiento que se tenga sobre las aplicaciones que se incorporen, sobre todo las relaciones con la gestión de los clientes y de los objetivos y estrategia a ejecutar.

A día de hoy la digitalización es una tendencia a la que todo el mundo quiere sumarse. Pero no todos pueden hacerlo del mismo modos. Hay sectores en los que se manejan cantidades ingentes de información y otros que trabajan con bienes físicos. Hay sectores en los que se atraviesa por una reconversión total del modelo de negocio y en otros en los que las tecnologías han supuesto una serie de cambios más moderados.

El cloud computing es común a todos los ámbitos de actividad porque todas las empresas pueden guardan documentos en la nube y ahorrar tiempo en la gestión de proyectos. No importa de qué sector se trate.

Pero sumarse al cloud computing no es tarea fácil. Adquirir conocimientos sobre el mundo digital y descubrir nuevos perfiles que permitan esa adaptación son dos retos fundamentales que hay que asumir si se quiere ganar eficiencia en el proceso productivo. El conocimiento sobre lo digital es imprescindible para explotar e interpretar la gran cantidad de datos que llegan a las empresas. Esa información debe de ser útil para reconocer las necesidades de los clientes y monitorizar la actividad de la competencia.

Profesional usando la nube

La digitalización en la empresa puede ser una gran aliada para mejorar resultados. Si se sabe cómo utilizarla.

Si una empresa se suma a la digitalización sin asumir los retos que implica, incurrirá en una serie de errores:

– No tener claro cómo es el entorno: Antes de sumarse a la digitalización, tener claras las consecuencias y los cambios que implican es fundamental. Saber para qué se hace, por qué y hacia dónde se va ayudará a definir una trayectoria clara por parte de la empresa. Más que definir una estrategia, es necesario vivir en el medio digital.

-No creer en el cambio: Las empresas de menor tamaño pueden tener dificultades a la hora de conocer el mundo online, pero la formación digital es imprescindible si se quieren emplear las nuevas herramientas de la Red. La ventaja de las pymes: puede adaptar cambios de una manera mucho más rápida que el resto de empresas.

-No haber unidad ante la digitalización: en un equipo pueden existir diferentes opiniones acerca de la digitalización. Habrá algunos que sean partidarios y otros, sin embargo, que creerán que es una pérdida de tiempo. Pero lo cierto es que para sumarse a la digitalización hay que mantener al equipo unido, motivado y que deposite su confianza en el proceso. El cambio hacia la digitalización no será posible si solo es defendido por unos pocos.

– No trabajar por proyectos: Una de las grandes ventajas de la digitalización es que puede traducirse en un incremento de la productividad. Pero la digitalización también puede traducirse en un incremento de la productividad. Pero la digitalización también puede jugar en contra si no se cambia la forma de trabajar. El trabajo colaborativo puede ser una solución, ya que genera flexibilidad y da valor añadido. Y si se planifica por proyectos, ayudará a organizar todas las tareas que vayan a realizarse dentro de la empresa.

-Falta de adaptación 360º: Innovación, comunicación y contenidos también deben adaptarse a las redes. Generar nuevas ideas, conocer otras visiones será mucho más fácil a partir de las nuevas tecnologías. La comunicación también deja de ser unidireccional para ser bidireccional y centrarse más en el equipo.

En definitiva, la digitalización puede incrementar la productividad en una compañía. Pero si se sabe cómo. No tener claro el camino a seguir, no creer en la transformación que puede suponer y no adaptarse al nuevo entorno dificultarán el camino hacia la digitalización. Lo que está claro es que las empresas que han obtenido mejores resultados son aquellas que han incorporado la digitalización a su ADN. Porque la digitalización, más allá de la estrategia, es un modo de vida en las empresas.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes extraídas de: www.freepik.com


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *