Cómo ser un buen líder para tu equipo

¿Cómo ser un buen líder para tu equipo?

De la capacidad de un jefe o líder para motivar, generar compromiso y confianza dependerá el buen resultado de las empresas acometidas o los trabajos realizados. Eso nadie lo duda. El liderazgo es la capacidad de un individuo de motivar y guiar a un grupo de personas hacia la consecución de un objetivo, sea del tipo que sea.

Pese a que muchas veces se culpa al capital humano de posibles errores, retrasos, incompetencias o ineficacia, lo cierto es que en la mayoría de los casos el problema y la responsabilidad radica algo más arriba en el escalafón. Liderar no es sólo dar órdenes u organizar el trabajo cada día, es mucho más, y por suerte cada vez mayor número de jefes o responsables centran todos sus esfuerzos en optimizar sus gestiones de equipo y mejorar sus habilidades organizativas y comunicativas.

Si el líder de un equipo contagia una visión innovadora, plural y abierta a los cambios y las sugerencias, si tiene habilidades sociales como la empatía o la escucha activa como primordiales en su trabajo, todo ello llevará a un clima laboral más óptimo, empleados más felices y más dispuestos a esforzarse, arriesgar y asumir compromisos.

Entonces, ¿qué debe tener un buen líder para llevar a su equipo a la gloria, se encuentre donde se encuentre?

Da poder a tus empleados

Cada vez se habla más del employee empowerment como una apuesta de éxito seguro en las empresas. Está comprobado que los miembros de un equipo de trabajo cuyas voces son escuchadas son mucho más productivos. Tener libertad para opinar, hacer sugerencias o innovar en la realización de tareas, procesos, utilización de recursos e incluso en las estrategias es algo que todo profesional valora altamente. Esto afianza su compromiso con la organización y supone una clara ventaja competitiva para todo negocio. Además, el empowerment de los empleados también consiste en acceder a una formación constante y una capacitación digital que hoy en día resulta esencial en toda organización.

Conoce a tu gente y exprime la diversidad

Ya sea por razones de multiculturalidad o por cuestiones de mezcla de visiones o puntos de vista, la diversidad es un valor que los buenos líderes han de saber aprovechar para sacar lo mejor de su equipo y conseguir los objetivos marcados. Además, llegar a interesarse personalmente por los empleados a cargo, conocerles y valorar sus puntos fuertes minimizando los defectos, dará sus frutos tanto a corto como a largo plazo. Un equipo de trabajo cohesionado es muy poderoso. Todas las personas tienen algo que aportar al proyecto y sus competencias pueden complementarse, encaminadas siempre a una mayor eficiencia y productividad.

Por otro lado, un equipo sólido es el que siente que su líder da la cara por él ante derivas e infortunios, el responsable máximo del desempeño de su grupo de trabajo.

Una comunicación horizontal y transparente

En los equipos de trabajo, los buenos líderes han de fomentar una comunicación más transparente y horizontal, sin tanto apego a las jerarquías. Todas las voces cuentan y una comunicación interna efectiva multiplicará el compromiso y la confianza del grupo hacia la compañía y sus intereses. Para ello, un buen jefe contará con habilidades efectivas de escucha activa y empatía. Ello ayudará a detectar posibles fisuras en la dinámica de grupo o en los procesos de trabajo, agilizará la solución de problemas y llevará a mayores dosis de productividad. Muchas veces los problemas en el trabajo vienen por una mala comunicación entre jefes y empleados, así como una pésima organización de los recursos.

Una comunicación transparente también implica que los empleados tengan acceso a información sobre la empresa, sus objetivos y el camino estratégico que llevará a alcanzar estos.

La importancia del reconocimiento

Alentar a los miembros de tu equipo implica hacer más énfasis en los aspectos positivos que en los negativos, sin infravalorar estos, por supuesto. Eso sí, reconocer el esfuerzo de tus empleados, premiarlo y recompensarlo ante buenos resultados o prácticas es vital y aunque parezca mentira, no es algo tan generalizado en las empresas todavía. Teniendo en cuenta que es lo que todo trabajador más valora de sus superiores, merece la pena hacer énfasis en este punto. Eso sí, no hay que quedarse en el ‘buen trabajo’, sino analizar el por qué de una buena praxis, de un éxito, para poder replicarlo. A la hora de analizar el rendimiento de un equipo, es bueno reconocer los puntos fuertes, lo que se hizo bien y lo que se pudo mejorar o salió peor de lo deseado.

Contagia una cultura del riesgo, la innovación y la visión estratégica

Pese a que el líder o jefe de proyectos es el que debe enarbolar siempre estos valores, ha de contagiar estos principios a sus profesionales más cercanos, incluso darles la oportunidad de liderar a ellos mismos. El liderazgo también es una actitud a fomentar en un equipo, así como el pensamiento autónomo y libertad en la toma de decisiones. Asimismo, el jefe o líder no ha de tener miedo a los errores, ni a cometerlos él ni su gente, y mucho menos a confesarlos. A la hora de innovar y arriesgar, muchas veces se fracasa, pero es preciso intentarlo para asegurar un futuro más sostenible y competitivo para la empresa o proyecto.

El capital humano es la principal fuente de competitividad para una empresa, por lo que destinar recursos y esfuerzos a una mejor gestión y optimización de las competencias de los trabajadores no es algo que deba desdeñarse.

En tu caso, ¿crees que eres un buen líder? o ¿has tenido algún jefe con estas características?

infografía buen líder

Cinco pautas para ser un buen líder de equipo

 

Iconos de la infografía y diseño de cabecera: Freepik


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *