¿Cómo estar concentrado en el trabajo?

¿Cómo estar concentrado en el trabajo?

Estar concentrado es sinónimo de focalizar el comportamiento humano hacia una actividad y, por tanto, excluir todas las demás. Esta cualidad es importante para mejorar el rendimiento laboral o académico, por lo que se debe trabajar para potenciarla. Pero, ¿cómo alcanzar este objetivo? Afortunadamente, existen diferentes maneras de conseguir concentrarse plenamente en el trabajo.

En primer término, es importante eliminar todo aquello que pueda distraernos. En este sentido, es interesante optar por apagar el teléfono móvil, la televisión o la radio, en el caso de que estos elementos estén encendidos, y elegir un lugar confortable para trabajar. En el caso de que esto sea imposible y uno se encuentre en un ambiente con mucho ruido, hay que tratar de anularlo y concentrarse en lo que uno está haciendo.

En esta línea, es importante establecer las prioridades del día. Así, cuando se empiece con la jornada resulta conveniente determinar lo que se va a hacer ese día, en qué momento se realizará, qué se dejará para otro momento y qué se harán antes. Estos propósitos deben ser claros y lo más específicos posibles.

Orden y limpieza

Para facilitar esta tarea resulta conveniente ordenar todo el material con el que se vaya a trabajar y dejarlo al alcance de la mano. De este modo, si se está trabajando en un informe y se necesita acceder a algún dato concreto esta acción no desconcentrará el trabajo que se viene realizando y podrá continuarse la tarea sin lamentar errores.

De la misma manera, la concentración en el trabajo es potenciada si se tiene un estudio o lugar de trabajo limpio y ordenado. Este detalle es sumamente importante pues facilita tener todo lo necesario al alcance y siempre en el mismo lugar, para que se encuentre con facilidad y no se pierda el tiempo innecesariamente.

Sin abandonar esta cuestión, resulta eficaz tomarse descansos y cambiar de actividad cada cierto tiempo. De hecho, científicamente está comprobado que después de noventa minutos trabajando de manera continuada la concentración se pierde. De ahí que una vez que transcurra ese tiempo lo mejor sea tomarse un respiro y aprovechar para tomar un tentempié, moverse o escuchar algo de música para después regresar al trabajo.

En el caso de que un trabajo resulte complejo, asimismo, conveniente dividirlo en partes, de modo que se pueda cumplir con cada una de ellas de manera alternativa y sin perder la concentración. De hecho, esta estrategia evitará que nos invada la ansiedad y los trabajadores seremos capaces de conseguir nuestro propósito de mantener la concentración en lo que hacemos, cumpliendo los plazos previstos.

Descanso

Sin embargo, nada resulta más eficaz para estar concentrado que descansar lo que el cuerpo necesita. Así, se debe dormir lo suficiente para rendir más. Lo mismo sucede con las preocupaciones que se puedan tener mientras se trabaja. En esta línea, se ha de procurar que estos detalles no invadan la concentración. Por este motivo, resulta conveniente realizar técnicas con las que decir adiós a estas cuestiones. Dentro de las mismas destacan la meditación, la relajación y la respiración. Los que las han probado en algún momento dan fe de que funcionan.

En este recorrido por los aspectos que se deben tener en cuenta para no perder la concentración en el trabajo destaca la temporalidad en la que llevamos a cabo nuestras actividades. Así, se ha de elegir para trabajar el momento del día en que uno se sienta que es más productivo, bien sea este por la mañana, por la tarde o por la noche. Teniendo en cuenta que se trata de un indicador muy personal, cada uno deberá descubrir cuáles son los horarios en los que su cuerpo le dice que puede estar más concentrado.

Cabecera Diseñada por Freepik


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *