¿Cómo afecta la Navidad a la productividad en el trabajo?

¿Cómo afecta la Navidad a la productividad en el trabajo?

Luces, regalos, reuniones con la familia y amigos, vacaciones, villancicos… ¿os suena? La Navidad ya está aquí. Comienza uno de los periodos vacacionales por excelencia y las empresas comienzan a preguntarse cómo afectarán las fiestas a la productividad del equipo.

Todos hacemos planes: una escapada rápida, visitar a familiares, ir a la cena de empresa…y tanto tiempo de ocio, y las distracciones que conllevan, pueden pasar factura.

Lo que está claro es que los proyectos tienen que finalizarse, las tareas del día a día deben cumplirse y la colaboración entre los miembros del equipo debe de estar más coordinada que nunca para poder tomarse las uvas con calma y sabiendo que el 2017 se empieza con buen pie.

Al pensar en todo lo que queda por hacer, muchos no podrán evitar echarse las manos a la cabeza.

¿Y si la productividad aumentase en Navidad?

Algunos expertos creen que la productividad no depende de las fiestas navideñas. Depende de los objetivos y de los resultados conseguidos en el mes, así como del estado de ánimo de los trabajadores, que en cierto modo, también dependerá de la época del año en la que nos encontramos.

El hecho de que nos vayan a dar las uvas (literalmente) hace que muchos empleados trabajen más con el fin de que se cierren los proyectos que habían quedado pendientes y se ultimen todos los detalles para regresar a sus casas con la conciencia tranquila.

Además, no hay que olvidar que las Navidades suelen mejorar el clima laboral dentro de la empresa. Hay más cercanía y eso aumenta la motivación en el equipo y los conflictos laborales se dejan a un lado. Lo que se traduce en un plus de productividad. Siempre y cuando, las navidades nos hagan sentir mejor y estemos felices por los días que van a disfrutarse.

Eso sí, la motivación y un estado de ánimo positivo no basta. La planificación y la organización siempre han de estar presentes para evitar que la alteración de los hábitos de trabajo se traduzca en peores resultados.

Print

Por el contrario, otros expertos consideran que la Navidad nos afecta y nos sienta mal, en lo referente al trabajo. Por eso, algunos expertos apuntan que la mejor forma de despedir el año es con vacaciones, ya que nuestras mentes ya lo están. Al llegar las Navidades, según estos expertos, estamos distraídos porque tenemos ansiedad por reunirnos con nuestros familiares y amigos y se tiene la necesidad de socializarse. La concentración, por tanto, ha desaparecido.

Pero también hay que tener en cuenta que no todo es alegría. Las Navidades son unas fiestas en las que nuestras emociones se potencian, para bien y para mal. Hay algunas personas cuyo estado de ánimo es bajo durante estas fiestas ya que se sienten invadidas por la nostalgia y la melancolía al haber atravesado por situaciones complicadas.

Es habitual oír que los problemas personales deben de quedar en casa, pero hacerlo es difícil. Lo cierto es que la tristeza y la falta de motivación pueden repercutir considerablemente en los resultados de la organización.

En definitiva, la productividad dependerá de muchos factores: del rendimiento de cada uno, de los objetivos marcados, del clima laboral…y del estado de ánimo. Y la etapa del año en la que nos encontremos influye en cómo nos encontramos, por lo que también afectará a nuestra productividad.

No obstante, cada empresa es un mundo. Algunos trabajadores tienen la suerte de tener vacaciones para descansar y tener tiempo de ocio para disfrutarlo. Otros tienen que trabajar, incluso, a un ritmo superior que el resto del año, como por ejemplo ocurre en el sector de la hostelería o del turismo.

Todo dependerá de tu situación. Lo que está claro es que las Navidades no dejan indiferente a nadie.

¡Felices Fiestas!

Imágenes extraídas de Freepick


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *