Empoderar empleados y las claves para conseguirlo

¿Cómo empoderar empleados?

El término employee empowerment cada vez se usa más y multitud de empresas están modificando su clásica visión del liderazgo y la cultura empresarial en este sentido. Es una transformación que viene del otro lado del Atlántico pero sus ideas se empiezan a abordar aquí también. Pero, ¿qué es exactamente?

Se trata del llamado empoderamiento de los empleados, de que las compañías empiecen a dotar a sus trabajadores de mayor fuerza, voz, visibilidad, libertad y decisión dentro del organigrama empresarial. Poner a estos en el centro, igual que se pone a los clientes. Employee centricity lo llaman los expertos.

Muchas empresas han transformado su estrategia y empiezan a ver a los trabajadores como un activo con gran valor competitivo, no sólo como un coste. Además, la cualificación en herramientas digitales de muchos de ellos ha aumentado su cotización y el afán de los empleadores por retener el talento. Las compañías son conscientes de lo determinante que resulta capacitar digitalmente a su capital humano para la buena marcha del negocio.

En el sector tecnológico lo saben bien y muchas start ups no han dudado en invertir en entornos de trabajo y flexibilidad laboral. Trabajadores empoderados y felices se convierten en fans de la empresa o el proyecto, lo que augura un mayor compromiso y productividad. ¿Quién no querría eso de su gente? Eso sí, este cambio empresarial exige una transformación del tradicional estilo de liderazgo y un compromiso de los directivos.

Los beneficios del employee empowerment están claros pero, ¿cómo conseguirlo?

Comunicación más transparente

Menos barreras entre empleados y jefes fomenta un clima laboral mucho más enriquecedor. Buscar el feedback de los trabajadores, involucrarles en los objetivos de la empresa y escuchar sus propuestas es un paso vital a la hora de empoderar a trabajadores y equipos.

Libertad y confianza

Resulta imprescindible en la consecución de este objetivo dar libertad a los empleados, animarles a ser creativos, innovar y tomar decisiones sin miedo a cometer errores. Pero se trata de una actitud que los líderes deben cultivar desde el primer momento y dar ejemplo a los suyos. Además, retarles continuamente y hacerles ver que todas las voces cuentan y tienen algo que aportar al proyecto, redundará en mayor confianza, motivación e interés por aumentar la eficiencia y la productividad en la realización de tareas.

Premiar el esfuerzo

Una de las cosas que más buscan los trabajadores, que más valoran de sus superiores, es ver reconocido su esfuerzo, no sólo ser castigados por los errores. Un buen jefe ha de saber premiar el esfuerzo de su gente, sobre todo el extraordinario.

No fiscalizar el trabajo

Si lo que se busca es empoderar, no será necesario escrutar cómo cada uno realiza su trabajo diario. La libertad que ha de ofrecerse debe pasar necesariamente por una mayor flexibilidad en este sentido. Será más positivo centrarse en los objetivos y no en el número de horas que uno pasa frente al ordenador o en la oficina. A veces la creatividad y las mejores ideas surgen fuera del entorno laboral.

Digitalización y movilidad

La formación en nuevas herramientas digitales como redes sociales corporativas, herramientas de gestión de proyectos o tareas o apps de productividad ha de ser pilar central de esta estrategia, por sus beneficios a la hora de cohesionar equipos y mejorar la comunicación interna. Además, el fomento de la movilidad a través de nuevas plataformas en la nube permite aprovechar las ventajas del teletrabajo, el trabajo remoto y sin horarios, cuyas virtudes cada vez son más ensalzadas por expertos y profesionales hoy en día.


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *