Recetas para aumentar la productividad

4 recetas de productividad de grandes líderes tecnológicos

¿Estás satisfecho con el rendimiento de tu empresa? ¿Y con el tuyo propio? ¿Te preocupa mucho la cuestión de la productividad laboral o personal? Lo que sí está claro es que aprovechar mejor nuestro tiempo, dispersarnos menos y acometer con éxito las tareas del día (ya sea en casa o en el trabajo) es algo que contribuye a nuestro bienestar psicofísico. Si además estamos comprometidos con un proyecto clave en nuestra empresa o lideramos un negocio, el concepto de productividad adquiere un significado diferente.

Internet bulle de información sobre cómo optimizarla, las aplicaciones digitales que la favorecen se multiplican cada semana y las estanterías de las librerías siguen llenándose con manuales sobre distintos métodos para ser productivos: GTD, kanban, pomodoro…

Pero al ser humano siempre le ha funcionado mejor el boca a boca y las recomendaciones personales o cercanas. ¿Qué crema te funciona mejor a ti? ¿Cuál crees que es el mejor ebook del mercado? Antes preguntábamos a nuestros amigos y ahora, además, consultamos blogs y redes sociales. En este mundo global y sobreinformado, ¿no sería mejor que los grandes CEOs nos den sus recetas de éxito en el campo de la productividad empresarial? Porque si a ellos les ha funcionado en sus negocios, y está claro que lo ha hecho, ¿no merecería la pena replicar sus mantras?

Steve Jobs (Apple)

El gurú por antonomasia del sector tecnológico también cuenta en su legado con un concepto de productividad muy copiado, el del foco (focus, en inglés) o concentración. Steve Jobs apostaba por escribir una lista de diez tareas a realizar en un año, para después reducirla a tres o cuatro que pudieran acometerse con seguridad. Centrarse en proyectos realizables y poner ahí todo el esfuerzo, la energía y el trabajo. Esa era la clave para él.

El que fuera líder de Apple ya contagió con su método a otros CEOs como Jerry Yang de Yahoo o Larry Page de Google, que implementaron sus recomendaciones en sus respectivas empresas.

La idea del foco de Jobs podemos extrapolarla al día a día cotidiano y a las tareas más simples. Así, sería más efectivo apostar por realizar unas pocas tareas o incluso una sola cada jornada, que devanarnos los sesos o estresarnos por cumplir con una decena de ellas, y que el resultado final sea la frustración de no ver terminada ninguna.

Larry Page (Google)

La contribución del cofundador del gigante de los buscadores corresponde al terreno de las reuniones. Para muchos, estas a menudo son un reducto de improductividad, divagación y pérdida de tiempo. Larry Page quiso apostar en Google por aprovecharlas al máximo y reestructurarlas imitando el estilo de las start ups. Así, gracias a él, en sus oficinas de Silicon Valley y el resto de sedes mundiales no hay reunión que se celebre que no cuente con alguna persona capaz de tomar decisiones. Además, si no hay decisiones que tomar, no se celebra reunión.

El número de invitados también es importante. Para Larry Page más de 10 son multitud, y eso sólo lleva a la divagación y a la pérdida de concentración sobre lo importante. Es más, a las reuniones de Google sólo van trabajadores con algo de valor que aportar, nada de escuchar en silencio y no participar en los meetings. Por último, la puntualidad es vital, así como cumplir los tiempos programados.

Jeff Bezos (Amazon)

La regla de oro de la productividad del CEO de Amazon es la de las dos pizzas y tiene que ver con el número máximo de integrantes que debe tener toda reunión. Si dos pizzas familiares no son suficientes para que coman todos los convocados, es que son demasiadas personas las presentes en la sala. Así, Jeff Bezos prefiere tener múltiples equipos pequeños dedicados a diferentes proyectos que a muchos trabajadores enredados en lo mismo, ya que eso contribuye a una merma segura de la productividad de la empresa.

Dick Costolo (Twitter)

El CEO de Twitter también es un líder que ha pregonado sus lecciones de productividad y liderazgo a lo largo y ancho del globo. En su caso, le preocupa mucho la comunicación interna, que ha de ser lo más transparente y clara posible para la buena marcha de una compañía. Enemigo de barreras jerárquicas, reconoce que es un error que los directivos sólo se relacionen con directivos. Además, enarbola la bandera de la honestidad en la comunicación dentro de la empresa. No pasa nada por cometer errores y confesarlos. Él asegura haberlos cometido también.

¿Qué te parecen las recetas de estos grandes líderes del siglo XXI? ¿Con cuál te quedarías?

cuatro platos de cuatro grandes líderes

Consejos de productividad de los gurús de la tecnología


Yepali

Plataforma colaborativa de gestión de proyectos empresariales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *